Las estadísticas más recientes publicadas en nuestro país reflejan que más de la mitad de las mujeres y un 20% de los hombres reconocen no sentirse satisfechos con su vida sexual. Y muchas de las razones que están detrás tienen que ver con las llamadas disfunciones sexuales. Sin embargo, tan sólo un tercio de los afectados recurren a ayuda profesional, a pesar de que las técnicas de intervención están ampliamente desarrolladas consiguiendo buenos resultados.

La Disfunción sexual se puede definir como una dificultad surgida durante cualquier etapa del acto sexual (Deseo, Excitación, Orgasmo y Resolución) que impide al individuo o a la pareja el disfrute del acto sexual. Las disfunciones pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, algunas al comienzo de la vida sexual y otras más adelante. Pueden desarrollarse de forma paulatina o aparecer súbitamente, pudiendo llegar a incapacitar total o parcialmente al individuo en alguna de las fases de la relación sexual.

En las mujeres, las disfunciones sexuales más frecuentes son la dispareunia, el vaginismo, la anorgasmia por hipotonía muscular y las cicatrices postparto y postquirúrgicas, entre otras.

En los hombres, los principales problemas susceptibles de tratamiento con fisioterapia son los problemas de erección.

En estos casos, además de un tratamiento puramente físico, puede ser necesario intervenir a nivel emocional, si existe un patrón que retroalimente la situación y perpetúe el problema, como por ejemplo el miedo y la evitación. Si es así, se requiere terapia sexual o tratamiento cognitivo-conductual para eliminar la ansiedad condicionada y la falta de activación frecuentemente asociadas a este trastorno.

En Eurokine, además de la fisioterapia especializada de suelo pélvico, contamos con una psicóloga clínica para que en equipo podamos resolver cualquiera de estos problemas.

 

Volver

Advertisements